Prejuicios

Qué peligroso que es opinar sin saber, creer fervientemente algo sin tener ni la más mínima idea, opinar algo de alguien sólo por el afán de hacerlo.

 

Es divertido pero mi mejor amiga de la vida, partió siendo la típica mina que veía a lo lejos y me caía mal. Mal de vista, así solo por el hecho de ser ella. Como que visualmente me disgustaba. Lo mismo al revés. Hoy, ya llevamos más de 15 años de ser BFF, y no podría imaginarme la vida sin ella.

 

Otra de mis yuntas, me odiaba. Pero me ODIABA. Yo era la ex de su pololo y para peor, la que lo había terminado, por lo tanto caía de cajón el tenerme mala, era casi como un requisito. Eso, hasta que nos tocó un electivo juntas en la U y además un tiempo después, nos dimos cuenta de que éramos vecinas. ¿Resultado? Nació una hermosa amistad (y hoy nos reímos juntas de aquel ex de ambas).

 

Escribo esto impulsivamente porque acabo de recibir un mail que me llenó el corazón. Ando sensible, estoy en plena mudanza, con sueño extremo y una persona de la cual no esperaba nada, ni tendría por qué preocuparse, me escribió simplemente para saber cómo le había ido a mi Martín en un examen que me tenía muy nerviosa, porque era en pabellón y con anestesia general y todas esas cosas que dan mucho susto cuando uno es mamá. Además de responderle con lo que ella quería saber, le dije a corazón abierto lo que sentía y lo feliz que me hizo con sólo dos líneas. No, aquí no entra el prejuicio. Es sólo que hace un buen tiempo ya, que aprendí a vivir sin esperar demasiado de la gente. Lamentable, pero peor es vivir en una constante decepción. Por eso me sorprendió tanto que alguien que ni siquiera es mi amiga no sólo se haya acordado, sino que se haya tomado el tiempo de escribirme.

 

Este mundo está cada día más cagado, la gente odia y se llena de maldad simplemente por inercia, cada uno vive en su propia burbuja y son estos pequeños actos los que me recuerdan la verdadera naturaleza humana, esa que quiero transmitirle a mis hijos.

 

Me voy a dormir feliz. Gracias J. 🙂 (si es que algún día lees esto).

Sin comentarios

Escribe un comentario