Nueva Adquisición: Kindle Paperwhite

 

Desde que nació mi hijo, -hace tres años-, en mi casa oficialmente ya no hay espacio libre. Gran parte de los estantes o muebles fueron invadidos por tuppers transparentes de Legos, Transformers o similares y tuve que meter en cajas muchísimos libros y textos que se fueron directamente a la bodega y que, honestamente, no sé cuándo volverán a ver la luz.

 

Por eso, por un tema de variedad y porque el presupuesto simplemente no me daba para seguir comprando tantos libros al lamentable precio que podemos hacerlo en Chile, es que me decidí a darle una oportunidad al Kindle y, aunque fue una decisión que me costó tomar, creo que hoy estoy enamorada. Les dejo mi análisis luego de dos semanas de uso.

 

Antes que todo tienen que saber que existen varios tipos de Kindles. Yo me compré el modelo Paperwhite, que sirve sólo para leer (a diferencia del Kindle Fire por ejemplo, que es más bien un tablet y es a color). Existe la versión con wifi (la mía) y otra que además trae 3G. Estuve en la duda en un principio, pero la verdad es que encontré finalmente innecesario el gasto adicional -eran alrededor de 30 lucas más-, si los libros se bajan en literalmente 30 segundos y puedes tener guardados más de mil.

 

Comodidad.

 

Este factor es, definitivamente, el decisivo.

 

Primero, pesa 213 gramos (así como por comparación, considera que el iPhone 5 pesa 112), así que la mano cansada por afirmar un libro de 500 páginas ya no es tema.

 

Segundo, -y AMO esto-, puedo leer sin prender ninguna otra luz, por lo que no despierto a mi marido si me desvelo en la mitad de la noche o puedo leer mientras espero a que se duerma mi hijo.

 

Tercero, se ve PERFECTO a plena luz del día. Lo probé estando en una plaza, con el sol directo y es sólo cosa de ajustar las opciones de iluminación para ver sin ningún problema.

 

Cuarto, cabe prácticamente en todos lados (llámese cartera, bolso, mochila, etc.).

 

Quinto, ahora cuando leo en las noches, simplemente lo apoyo en mis piernas o en las sábanas si estoy de lado ¡y NI SIQUIERA TENGO QUE AFIRMARLO! Se queda paradito, no se me cierra ninguna página y ya no pasa nada si se me pierde el marcador de libros porque, adivinen, el Kindle recuerda en qué página del libro quedaste antes de apagarlo. En verdad podría seguir con muchos puntos más en relación a la comodidad, pero creo que ya quedó claro que la cosa es realmente CÓMODA.

 

la foto 4

 

Features:

 

Ya mencioné algunos importantes como que te recuerda en qué página vas o que tiene brillo ajustable para habitaciones/lugares con más o menos luz, pero el punto que más me tiene sorprendida es la duración de la batería. Cuando lo compré, decía que duraba hasta 8 semanas con un uso constante de una hora diaria aprox, pero obviamente, no me lo creí. El tema es que desde que lo tengo en mi poder, he estado utilizando la batería que traía (la mitad) sin cargarlo ninguna vez ¡y todavía me queda 1/4!

 

Además de esto, es realmente fácil de usar. Un toque en el lado derecho de la pantalla para pasar de página, un toque en el lado izquierdo para retroceder, un toque en la parte superior para ir al menú, etc. Si toco una palabra en particular me la busca en el diccionario o en Wikipedia (amé eso sobretodo porque leo mucho en inglés), y me deja seleccionar citas para guardar o compartir, además de poder revisar páginas anteriores o siguientes, sin perder en la que voy. Y, para los de mala memoria o poca comprensión de lectura, hay una opción que te hace un resumen de los nombres de los personajes que hay por página, por capítulo y en todo el libro. Genial, ¿no?

 

A pesar de todo lo bueno que he dicho, tengo que admitir que aún no siento que estuviera «leyendo un libro», y me refiero al acto romántico de hacerlo. O sea, aún me es raro. Echo un poco de menos las portadas a color, ese olorcito a libro, y todo lo que conlleva, pero sin duda fue una excelente adquisición. Creo que lo que voy a hacer es que esos libros que realmente quiero tener en mi poder, los voy a comprar en formato físico, y el Kindle va a ser así como una base de datos gigantesca de material accesible, porque la variedad y el precio de los libros es impresionante. De hecho me demoré dos días en bajar el primero porque me sentía como dentro de un Barnes & Nobles y no podía decidir por cuál empezar.

 

Datos prácticos

 

Compré mi Kindle por Amazon (USD $119) y se lo mandé a mi suegro que iba a Estados Unidos para que me lo trajera. Ojo que, al menos el Paperwhite trae solamente un cargador con cable USB para el computador. Yo me compré además la carcaza oficial de Amazon porque aunque era más cara que varias de las otras opciones (USD $39,99), leí que si comprabas cualquier otra, al cerrarla el Kindle no se apagaba, en cambio con esta sí, y compré un enchufe para poder cargarlo también a la pared (ojo que necesita adaptador para usarlo en Chile). Pagué finalmente USD $199,12 (incluído el shipping y taxes) por lo que sale en esta foto:

 

la foto 3

 

*Importante: Si están pensando en comprarlo, antes de decidir, les recomiendo buscar en Amazon si es que los libros que tienen ganas de leer están en versión Kindle, especialmente si leen en español.

 

Resumen: Aunque hay ciertas cosas mínimas que no me convencen y teniendo claro que jamás se podrá comparar con un libro, lo recomiendo de todas maneras.

 

Sin comentarios

Escribe un comentario